La proporción aurea: de la Gioconda al Aston Martin

7 jul 2016

Cuentan las crónicas que la proporción aurea se empleó como referencia para la construcción de las pirámides o el Partenón, llegando a influir en la estética utilizada en el Renacimiento representada en cuadros como la Gioconda de Leonardo da Vinci, convencidos de que esta relación atribuía a las obras un carácter estético especial.

Esta curiosa relación matemática se aplicó observando la naturaleza y está presente de una forma contundente en las nervaduras de las hojas, el caparazón de un caracol, en la forma de un huracán, en las semillas de los girasoles o en la forma de nuestra oreja, y si miramos al cielo por la noche la veremos en la distribución de los planetas por toda la galaxia. La encontramos por todas partes y aunque la desconozcamos, nuestro cerebro la ve y la conceptúa como una composición que gusta

El diseño armonioso de la proporción aurea se utiliza para incrementar el atractivo y el deseo de compra, utilizándose para diseñar automóviles, logotipos de marca y hasta el formato de las tarjetas de crédito. Es en el primer caso donde marcas como Aston Martin han querido ofrecer esta magia manifestándola en sus modelos Rapide S, DB9, ONE 77 y el V8 Vantage, convirtiendo este diseño como argumento de venta que exponen en su web y vídeos corporativos.